Consultorio en Ciudad de Buenos Aires, Caballito: Av. Rivadavia 5200 (Primera Junta).
Reintegros con Prepagas y Obras Sociales.
Psicólogo U.B.A. Especialista en Terapias Cognitivo Comportamentales (TCC) con Adolescentes y Adultos. Los tratamientos
breves científicamente probados más aplicados en los países desarrollados.
Honorarios: primera entrevista $100, sesión (50 minutos, 1 por semana) $360 de Lunes a Viernes de 8 Hs. a 16 Hs. y $400 de
Lunes a Viernes de 17 Hs. a 20 Hs.
Email: gustavoalbertohaedo@yahoo.com.ar (Pedido de turno solo por celular).
   Celular y Whatsapp: 011 15-3566-4422 (desde las 9 hasta las 20 Hs.) o deje su mensaje.
Gustavo
Terapia Cognitiva Conductual
Lic. Gustavo Haedo, M.N.: 47.944
Terapia Cognitiva Conductual
Lic. Gustavo Haedo, M.N.: 47.944

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de psicoterapias psicológicas?

Existen innumerables teorías utilizadas en psicología clínica, por ejemplo:

Psicoanálisis: Es la más utilizada en Argentina. Existen muchas escuelas que profundizan la teoría original que Sigmund Freud creó entre fines del
1800 y principios del 1900, marcando el comienzo de la psicoterapia. (Por ejemplo, Lacanianos, Kleinianos, Psicólogos del Yo, etc.). La
característica principal del análisis es la de trabajar sobre aspectos inconscientes reprimidos que causarían sufrimiento (ideas que existirían en
nosotros desde la infancia, y que habrían sido olvidadas por ser conflictivas). Para ello el analista presta atención a diferentes manifestaciones de
esos aspectos inconscientes (asociación libre, resistencias, lapsus, sueños, transferencia, etc.). La metapsicología son los conceptos psicoanalíticos
básicos relacionados con la forma en que se desarrolla la mente y la sexualidad humana (Yo, SuperYo, Ello, Complejo de Edipo, etc.). Utilizan
entonces esos conceptos metapsicológicos para interpretar los fenómenos inconscientes que muestra el paciente y de esa forma intentan que
dejen de producir malestar a través de su elaboración conciente. El psicoanálisis suele realizar una exploración detallada de la infancia y la vida
del paciente, buscando un cambio generalizado en la postura del paciente frente a la vida, aún para los problemas más específicos. Por esto
suele ser un tratamiento que dura varios años y no buscan el alivio inmediato de los síntomas de los que se queja el paciente por no
considerarlos la causa del problema. El tratamiento se basa en la experiencia de los terapeutas que lo desarrollaron, sin haber realizado
investigaciones científicas sobre sus resultados.

Conductista: Esta teoría rechaza la posibilidad de analizar la mente científicamente por no ser observable, y por lo tanto explican todo en
términos de conductas observables. Su propósito será reducir las conductas problemáticas e incrementar las deseables. Para ello utilizan técnicas
que reducen o aumentan el uso de determinada conducta (por ejemplo, desensibilización, recompensas, castigos, etc.).

Cognitiva (TCC): Es la más utilizada en los países desarrollados. Se considera una teoría científica. Actualmente se encuentra fusionada con la
teoría conductista en la Terapia Cognitivo Conductual, y prácticamente han dejado de utilizarse por separado. La teoría cognitiva original fue
creada en la década del 60 por dos psicoanalistas norteamericanos disconformes con su práctica, y muchos desarrollos posteriores se realizaron en
Inglaterra. Trabaja principalmente con los pensamientos y creencias. Considera que ciertas distorsiones en el pensamiento generan emociones
desagradables y conductas problemáticas. Se utilizan técnicas para corregir las distorsiones en los pensamientos a través del análisis y
cuestionamiento de los mismos, lo que evita el malestar provocado por las emociones desagradables y las conductas problemáticas que esos
pensamientos disparaban. Las técnicas utilizadas son tanto cognitivas como conductistas (dialogo socrático, experimentos, exposición, etc.).
También existen distintas escuelas dentro de esta teoría. Las terapias cognitivas para trastornos de la personalidad modifican las creencias
centrales analizando los recuerdos infantiles que las formaron y el modo problemático en que el paciente se relaciona con los otros como
expresión de esas creencias. Se busca con esto una mejor adaptación del paciente a su medio social. Actualmente la llamada tercera ola en
terapia cognitiva promueve la idea de “aceptación y cambio” para aquellos pacientes a los que los tratamientos originales no les han dado
buenos resultados. Estas Terapias proponen cambiar la forma en que usamos la mente para resolver los problemas, buscando la aceptación de
aquello que no podemos cambiar como forma de reducir el malestar. Para esto incluyen técnicas como la meditación.
La psicología cognitiva busca reducir el malestar del paciente lo más pronto posible y corregir las causas directas de ese malestar para que no
vuelva a producirse, esto implica que suelen ser terapias breves que duran entre algunos meses y unos pocos años. Se desarrollan distintas
técnicas específicas para cada tipo de problema psicológico y se las explica claramente en un manual de tratamiento. Esto permite un abordaje
más óptimo de cada problema, solucionando los problemas específicos más rápido que los complejos.

Sistémica: Esta teoría suele utilizarse en terapia familiar o de pareja. La teoría considera que los problemas no son causados por un individuo,
sino por todo su entorno. De esta manera se proponen analizar la forma en que el paciente se relaciona con otras personas para detectar las
interacciones problemáticas. Utilizando conceptos de otras ciencias como la física, buscan modificar las formas problemáticas de relacionarse
con otros para que ya no genere conflictos y malestar. Son terapias que buscan aliviar prontamente el malestar y trabajan sobre las causas
actuales directas del mismo, por lo que suelen ser breves. Muchos terapeutas sistémicos utilizan técnicas cognitivas para tratar individualmente a
los pacientes, así como muchos psicologos cognitivos utilizamos conceptos sistémicos para trabajar los problemas de los pacientes en sus relaciones
con los otros.

Resultan interesantes las críticas que hace el famoso epistemólogo argentino Mario Bunge al psicoanálisis, quien afirma que sus hipótesis no son
científicas porque su forma no da la posibilidad de refutarlas empíricamente.

Las teorías y las modalidades suelen estar relacionadas, siendo común que determinada teoría utilice usualmente determinada modalidad de
tratamiento.

Las modalidades utilizadas en psicología clínica pueden ser por ejemplo:

Focalizada o no: una terapia focalizada busca resolver problemas específicos para lo cuál se establecen objetivos concretos de trabajo. En
cambio, las terapias no focalizadas buscan realizar un cambio global en el paciente analizando toda su historia personal en busca de conflictos sin
seguir un rumbo determinado. Las terapia cognitivo conductuales son siempre focalizadas en tanto terapeuta y paciente se plantean objetivos
específicos. Las terapias focalizadas tienden a ser breves por perseguir objetivos claros, pero si el objetivo requiere una reestructuración de la
personalidad pueden durar años. Las terapias psicoanalíticas suelen ser no focalizadas y por tal motivo tienden a durar muchos años para
cualquier problema.

Individual o Grupal: La terapia individual se realiza con un paciente a la vez, centrando la sesión en su problemática específica y permitiendo
una interacción muy fluida, desarrollándose en absoluta privacidad. Las terapias grupales abordan la problemática de varias personas a la vez,
conformándose a menudo grupos con el mismo tipo de problemática. Esta modalidad permite reducir costos y utiliza el apoyo social como forma
de reducción del malestar.

Familiar o de Pareja: Estas modalidades son las más usadas por los terapeutas sistémicos. Se trabajan los problemas familiares o de pareja con
todos los miembros presentes.
Volver al Índice

Juan Jose Ruiz Sanchez y Justo Jose Cano Sanchez (2002) “Manual de psicología cognitiva”.
Freud, Sigmund (1923). Dos artículos de enciclopedia: 'Psicoanálisis' y 'Teoría de la libido' (1923/1922). Obras completas de Sigmund Freud. Volumen XVIII (1920-1922). Traducción
José Luis Etcheverry. Buenos Aires & Madrid: Amorrortu editores.
Bunge, M. (2006) "Psicoanálisis a un siglo de distancia". En 100 Ideas. El libro para pensar y discutir en el café. Buenos Aires, Sudamericana. Pp. 200-205.

Primera Junta, Caballito, Capital Federal, Argentina.

Copyright © 2015 por "Gustavo Haedo" Derechos Reservados.
WYSIWYG Web Builder